lunes, 24 de noviembre de 2008

mi sombra


Ir a trabajar a veces es un ejercicio de heroicidad y otras veces una bendición . Hoy he descubierto una nueva faceta en ese acto y es que tengo sombra, y que además mi sombra me acompaña indefectiblemente hasta el trabajo. Y mi sombra no se moja porque lleva un paraguas como el mío, y mi sombra es más alta que yo y también quizás que hay un tipo dentro de mi que le hace fotos a mi sombra con el mismo cariño que si lo hiciera yo mismo. Hoy he descubierto muchas cosas al ir a trabajar y ahora quiero compartir con vosotros todos estos descubrimientos...ah, se me olvidaba, y también con mi sombra

3 comentarios:

Emilio Latorre Zubiri dijo...

Mañana mándale a tu sombra a trabajar, que !vaya madrugón!

kanuas dijo...

Sin duda un retrato bien original.
De par de mañana, lloviendo y de camino al trabajo siempre pensando en lo mismo o mirando por el objetivo, hasta sin cámara...estos fotógrafos locos...

Elisa dijo...

Me encanta! Qué artista!